Por el mundo, casi en las antipodas.

En el transcurso de la vida profesional en SMC he tenido la oportunidad de viajar al lejano oriente, con mucha frecuencia, y más lejos, casi en las antípodas. Sobre todo, en los inicios el motivo del viaje era conocer las diversas experiencias en el desarrollo de subsidiarias, para copiar los modelos que podría conducirnos al éxito. En algunos casos aprendíamos cosas copiables por haberse demostrado positivas; en otros casos lo contrario, experiencias, políticas y formas de hacer a evitar.

Como ejemplo, uno de los viajes más largos, a Australia, la primera subsidiaria de SMC fuera de Japón, gestionada impecablemente por su fundador Peter Driver, que haciendo honor a su apellido la condujo al éxito. Fue el primer consejero no japonés de la Corporación y el encargado de la zona Asía-Pacífico. Todo un caballero y buena persona. Aprendimos mucho de la visita, además de hacer una relación que perduró para bien. El sistema de Control y Gestión de Producción que pusimos en marcha en Vitoria se inspiró, fuertemente, en el australiano. Después sería transferido a Europa con Movex con el mismo propósito. También transferido a otras SMC´s por los japoneses.

Si me permitís una broma os diré que estos viajes no estaban exentos de peligros, en ocasiones había que lidiar con animales exóticos y con mala prensa; también alimentarse de algunos de ellos. Para sobrevivir tuvimos que comer serpiente, canguro, cocodrilo y avestruz. Todo superado. Os dejo este video y entenderéis la broma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.