Nuestros planes.


En los años 91 y 92 tuvimos los contactos con las SMC´s de Europa ya comentados, seguimos reportando y recibiendo buenos consejos de Martin y cumpliendo todos los planes que hacíamos. Un año, que íbamos cumpliendo los planes de venta y de costes y gastos, planteamos a Martin que podríamos adelantar contrataciones de personas para preparar el crecimiento del siguiente año. Claro que eso iba a originar una subida en los gastos respecto de los planeados. Por supuesto que nos aprobó y apoyó la iniciativa, considerando muy positivamente nuestra valentía y confianza. Luego sabríamos que esa era precisamente la estrategia de Takada, el fundador y presidente de la corporación.

El primer plan que preparamos fue para el año natural de 1991. Ha sobrevivido, inexplicablemente, a cambios de ordenador, programas de edición de textos y otros avatares. Dejo algunos retazos del mismo, para los curiosos. Continuar leyendo “Nuestros planes.”

Portugal, desde siempre en nuestros pensamientos.

Nada más convertirnos en SMC, desde Suiza nos transfirieron información sobre candidatos a distribuir SMC en Portugal. Así que en el puente de la Inmaculada del mismo 1990 nos fuimos a Porto. Allí contactamos con varios de los candidatos. Algunos se resistían a negociar con España, en lugar de hacerlo con Suiza. El glamour era menor, pero como no les dimos opción se avinieron a entrar en contacto. Los que más nos gustaron eran una pareja, que habían dejado Atlas Copco, porque había reestructurad sus negociaos; tenían conocimientos de neumática, lo más valorado entonces, y estaban promoviendo una empresa para distribuir alguna marca. Nos recordaban los inicios de SMC a este lado de la península. No tenían dinero ni tampoco ideas claras de gestión de una empresa. Creímos que podíamos cubrir sus carencias y que eran un buen partner para despegar SMC en Portugal.

Establecimos una relación cordial y fluida. Ellos eran un ingeniero, muy ingeniero, al que se le suponía un conocimiento superior, y un personaje con experiencia en ventas de productos neumáticos muy emocional y rápido en sus aseveraciones. La verborrea con la que te avasallaban dejaba entrever todas sus carencias. Pero no cabe duda de que apostamos por ellos.

El ingeniero parecía que controlaba al vendedor, por asignarles un adjetivo, con perdón Continuar leyendo “Portugal, desde siempre en nuestros pensamientos.”